Archivo de la etiqueta: diseño de exhibiciones

De la idea al montaje

Una síntesis del proceso de diseño de una vitrina.
Desde los bocetos con que uno se apropia de los objetos y del espacio,
hasta los gráficos asistidos que nos permiten elaborar los primeros prototipos.
Caso: Casa Historica de Tucumán en ocasión del Bicentenario de la Independencia.

Pasos hacia una exhibición

Primera parte

             Los museos y particularmente sus exhibiciones pueden considerarse como medios de comunicación, y como tales disponen además del potencial que la autenticidad de sus colecciones les concede. Es por lo tanto fundamental que el museo funcione también como un campo de experimentación y de aprendizaje permanente, donde el visitante sea considerado tan importante como el conocimiento que el museo alberga.

El encuentro con el museo puede ser una experiencia transformadora, y la exhibición  puede generar las condiciones que posibiliten esa transformación. Aunque, ¿cómo puede lograrse que la visita al museo sea una experiencia llena de alegría y hallazgos, de reflexión, introspección y contemplación, de admiración y asombro, de curiosidad, comprensión y entusiasmo?

Precisamente, cuando se diseña una exhibición se está diseñando una experiencia, se trata de la vivencia de un relato donde el visitante puede ser un protagonista.

Como en todo ejercicio de diseño hay instancias iniciales que se consideran fundamentales y sirven para facilitar el trabajo de dar sentido y dirección al proyecto. Podemos listar de esta manera a las acciones iniciales:

1 ) Empatizar
2 ) Definir
3 ) Idear
4 ) Prototipar
5 ) Evaluar

Estas instancias que se suceden, se superponen y que muchas veces es necesario reiterar, nos permiten:

  •  Conocer a quienes nos dirigimos para prepararnos a recibirlos, indagar en sus conocimientos previos, sus experiencias y expectativas.
  • Enmarcar el carácter del proyecto, construyendo sentido a partir de la información, descubriendo patrones y haciendo conexiones.
  • Generar la mayor gama de soluciones posibles, para luego escoger de entre ellas.
  • Generar prototipos sencillos y económicos para experimentar las ideas. Construir para pensar y ensayar para aprender.
  • Evaluar los ensayos a través de la observación y la participación, una nueva oportunidad para conocer más a quienes nos dirigimos.

Etapas del diseño de exhibiciones

En términos técnicos un proyecto de exhibición, desde las primeras conversaciones hasta el momento previo a su inauguración, podríamos decir que se divide en cuatro etapas marcadas.

I ) Plan de interpretación

Es el momento en que se reúne la mayor y más variada cantidad de información. Este material, por ejemplo, abarca la propuesta de la exhibición, el resultado de una investigación, un presupuesto deseable, los destinatarios posibles y los potenciales, el listado de objetos que se tienen y los que se desearía tener, los requisitos de conservación, intereses particulares de la institución y otros organismos, el espacio disponible, el área de influencia de la institución, la fecha de apertura…

El Plan de Interpretación nos pone en contacto con toda la información y es a través del análisis, la síntesis y articulación de estos  datos que nos permite organizar a todas las variables. Durante la interpretación se realiza un primer ordenamiento de los contenidos y se trabaja en definir el eje argumental y su segmentación en núcleos temáticos. (¿Cuál es la idea principal?) Es el momento en que se fundamenta la misión de la exhibición. (¿Cuál es el propósito, cuál es su mensaje?)

En definitiva, se dispone de toda la información en un orden accesible, de manera que facilite tanto la comunicación interna entre los integrantes del equipo y que también permita presentar el proyecto con claridad a otros interesados (por ejemplo, para solicitar un subsidio). El plan de interpretación marca la dirección del proyecto.

 El producto de esta etapa es el Libro de Exhibición: un listado en forma de diagrama, al que llamamos matriz de la exhibición, que nos permite la lectura sintetizada del proyecto y facilitará la toma de decisiones en la siguiente etapa.

II ) Diseño conceptual

En esta etapa se trata de definir y diseñar la estructura y el comportamiento de los componentes que darán forma al discurso de la exhibición. El diseño se nutre de las ideas que surgen de la interpretación de la información, de la comprensión de los contenidos combinado con el conocimiento que se tiene de los destinatarios. Se diseña con los visitantes en mente en la procura de brindar experiencias intelectuales, estéticas y emocionales que atiendan a la diversidad de maneras que tienen las personas de aprender.

Se proyecta sobre el espacio y se delinea el recorrido planteando la aproximación por niveles al tema central,  desde una primera percepción global hasta la información específica de un nomenclador.  Es en este momento cuando  pensamos en distintas estrategias de comunicación y los posibles recursos expresivos que pueden apoyarlas. Por ejemplo consideramos si se utilizará la palabra escrita o el audio, si usaremos gigantografías, multimedia y/o video, el uso de dispositivos interactivos, donde ubicaremos las piezas clave, se diseñaran vitrinas y otros sistemas, se deciden y ubican las distintas tipologías de texto (títulos, introductorios, descriptivos, etc.).

Una vez definido el estilo, el tono y el clima, se integran al proyecto otros profesionales, por ejemplo del diseño gráfico, del video y otros realizadores. Se inicia la etapa editorial de los textos de exhibición para corregir y entregar a diseño gráfico.

El producto final de esta esta etapa es la Carpeta de Diseño: Planos que describen el concepto y su contenido: planta, vistas de elevación, distribución temática, ubicación de textos e imágenes. Incluye el listado y ubicación de piezas, vitrinas, tarimas y otros exhibidores; sistema visual y cartilla de colores.

III )  Desarrollo del diseño

Esta etapa es la traducción del diseño conceptual a dibujos técnicos en escala. Contiene plantas y vistas de estructuras e instalaciones, planta de iluminación, detalles de vitrinas y exhibidores. En simultáneo se realizan los originales de gráfica y edición de imágenes, se ajusta la producción de video, audio y multimedia.

 Producto final, Carpeta de planos: Esta carpeta contiene toda la información que describe físicamente a la exhibición, el presupuesto ajustado y el cronograma de producción.

IV ) Diseño de producción

Finalmente en esta etapa se preparan los planos y especificaciones técnicas para todos los rubros de producción: carpinteros, instaladores de durlock, electricistas, pintores, vidrieros, mobiliario, imprentas, ampliaciones fotográficas, cortes de vinilo, etc. Contratación de rubros y proveedores, cronogramas y presupuestos.

 Producto final: Carpeta técnico constructiva.

Idea principal y Misión

Para finalizar esta primera parte he aquí algunas preguntas pertinentes para el momento de trabajar sobre el carácter de la exhibición:

  •  ¿Cuál es el motivo fundamental por el que hacemos lo que hacemos, y por qué lo hacemos en este momento?
  • ¿Por qué esta aquí?
  • ¿Por qué este enfoque?
  • ¿Cómo se relaciona con todo lo que lo rodea?
  • ¿Cuál es la idea principal?
  • ¿Cómo se llama este proyecto?
  • ¿De que se trata la historia? ¿De que no se trata?
  • ¿Cuál es el punto de vista?

 Tam Muro 2013

Una bandera ocupa mucho espacio, dos banderas ocupan…

FICHA TECNICA / de la idea al montaje

Caso: La bandera de Sullivan o como exhibir lo imponderable.

  • Lugar: Sala de temporarias del Museo Histórico Nacional, exhibición: “Combate de la Vuelta de Obligado: el bloqueo anglo francés al Río de la Plata, 1845-1850”.
  • Objetivo: Exhibir y dar contexto a las banderas de guerra de la Confederación Argentina tomadas por los ingleses en el Combate de la Vuelta de Obligado.
  • Pieza a exhibir: Bandera confeccionada en lana de medidas aproximadas 2,50 metros de altura por 4,00 metros de ancho, mediados del siglo XIX. Montada con un sistema  tradicional de enmarcado de tirantes gruesos de madera, cubierta por un paño de vidrio entero y con respaldo de tablas de madera.

Condiciones

I – El tamaño del enmarcado tradicional hace que tanto el marco como el vidrio protector superen el peso máximo que permita una manipulación sin riesgos de quebraduras, esto pone en riesgo al personal a cargo y a la integridad de la bandera.

II – La bandera enmarcada fue guardada en uno de los depósitos provisorios del Museo Histórico Nacional. Esta área de reserva de colección fue remodelada unos años después y al momento de colocar las nuevas puertas de acceso no se tuvo en cuenta el tamaño de las piezas de la colección que estaban dentro.  De esta manera la bandera de Sullivan enmarcada quedó presa dentro del depósito y sin acceso  a las salas de exhibición ni a otras salas del museo; la bandera quedo impedida de ser parte física de la muestra temporaria proyectada.

Solución

Por tratarse de una de las piezas claves de la exhibición, por su carácter emblemático y valor testimonial, se decidió dentro del plan de diseño exhibirla de manera  virtual. Para ello se realizó una toma fotográfica de la bandera con iluminación adecuada y en alta definición. Se realizó una filmación de la costa del río y en una edición posterior de video se superponen y disuelven las imágenes de aguas con la imagen de la bandera, acompañado esto con el audio de los remos de un bote den el río.

Esta escena, proyectada en gran formato sobre la pared,  busca de una manera sencilla evocar y poner en situación al observador acerca de las circunstancias en que esa bandera flameaba. Al momento del combate los barcos navegaban aguas arriba, era una lucha despareja entre la equipada  flota anglo francesa y los barcos de comercio criollos. Se trató de una proeza y de un enorme esfuerzo trabajando y remando durante horas para cruzar las pesadas cadenas a lo ancho del río para cortar el paso a los buques.

  • Equipo: Cañón proyector de 2500 lúmenes, reproductor de DVD.
  • Software: Adobe Photoshop, Adobe Premier Pro.
  • Fotografía de bandera Lucila Benavente.
  • Filmación de río y edición digital Tam Muro.

SONY DSC

SONY DSC

 

The Beatles

Las exhibiciones de museos podrían ser capaces de conmover, podrían empujar a las personas a apasionados cuestionamientos internos y a los intercambios de opinión; también podrían promover cambios de actitud al permitir que los visitantes opten por nuevas perspectivas frente a conceptos rígidos o tradiciones jamás cuestionadas. Pero todo esto solo puede lograrse si desde la misma organización del museo y en el trabajo interdisciplinario de sus equipos se asume con valor el desafío de la innovación; esta es la manera en que una exhibición puede ser distinta, marcar la diferencia, cuando desde la misma raíz de su gestación se tiene el coraje de confrontar ideas y animarse al ensayo y al error.

Cuando pienso en el término innovación, no pienso en un solo enunciado que lo defina, pero sí tengo un ejemplo que al menos para mí siempre ha estado cargado de esa diferencia y, debo decirlo, que su apreciación y comprensión modificó de alguna manera mi propia vida: The Beatles

Si The Beatles algo han dado a la humanidad, además de belleza y ese enorme y  poético impulso de transformación, es el ejemplo de su capacidad de trabajo en equipo. Tanto por ellos mismos como por aquellos que con lucidez depositaron confianza y alentaron a ese grupo de jóvenes amigos. Por eso para definir ahora lo que necesita todo proyecto innovador acudo a las cualidades de los cuatro de Liverpool:

Trabajo en equipo.
Aprendizaje permanente.
Creatividad.
Desprejuicio.
Lateralidad.
Fluidez.
Flexibilidad.
Evolución sin destrucción.
Inspiración.
Compromiso.
Alegría.
Pasión.

Sin título-1

Diseñar soportes

Si bien Arquímedes dijo “dadme un apoyo y moveré al mundo”, en este caso lo usaremos para detenerlo. Diseñar un soporte museográfico requiere astucia, sentido común y sutileza.

En primer lugar y antes de tocarlo, sopesaremos al objeto con la mirada, permitiremos que nos hable sobre sí mismo. El conocimiento previo más algunas preguntas nos ayudarán a comprenderlo. ¿Cómo y para qué se usa, cuál es la posición correcta para usarlo? ¿Qué lo hace especial, cuál es el detalle: una firma, un tornillo labrado, la marca de gastado, su ángulo de diseño? ¿Es un objeto cotidiano o un objeto con poder simbólico? ¿Con qué otro objeto se relaciona, de quién depende?

Si tenemos suerte, nos hará evidente cómo exhibirlo para que cautive.

Luego claro habrá que conversar con el o la conservadora, sostenerlo y buscarle el centro, las tensiones, los riesgos y el equilibrio. Saber si tolera luz, si es sensible al quiebre o a deshacerse en hilachas.

Por supuesto no es lo mismo un piano que un acerico y con respecto a detener el mundo, el sentido primario de diseñar un soporte museográfico es que el objeto descanse sobre él en un sueño imperturbable. La paradoja es que a través del diseño también debemos mantenerlo despierto y conversador.