Viaje interior

Un proyecto de exhibición lleva muchas horas, muchos días y semanas.
Al final uno puede olvidarse de todo cuando atraviesa las puertas que va dibujando,
a sabiendas se mete sonriendo en la dimensión desconocida.