Prótesis

 

¿Necesitamos prótesis electrónicas en los museos?
¿Podríamos darle al museo la oportunidad de estar desconectados saboreando un tiempo distinto?
¿No tienen los museos una vitalidad propia que muchas veces no ha sido explotada?
¿Qué ocurre con las vivencias simples, concretas y aún así emocionantes del contacto directo? ¿Frente a esto serían necesarios los simuladores de experiencias?

Raimundo de Madrazo, 1880
Raimundo de Madrazo, 1880

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *